El olivar en mayo de 2020: El fruto ha cuajado y comienza su crecimiento.

Revisión y desbroce:

Continuamos con las labores de cuidado del campo. Revisamos la cubierta vegetal, muy abundante este año debido a las lluvias continuadas aunque débiles. Seguimos en esa tesitura de precipitaciones débiles pero relativamente seguidas, por lo que la hierba experimenta crecimientos considerables y "sin descanso".

Este año, el competidor del olivar (la hierba) está en continuada lucha, pero tratamos de mantenerla a raya con las desbrozadoras mecánicas.

Como suele ser habitual, en nuestros campos no utilizamos herbicidas químicos, tratando en todo momento de preservar todo lo mejor de la naturaleza.

NI malas hierbas NI malos bichos:

Utilizamos en muchas ocasiones el término de "malas hierbas" o "malos bichos" (o plagas).

También se utiliza el término de "curar el campo" cuando se echa herbicida químico al suelo para evitar el nacimiento o desarollo herbáceo, cuando en realidad lo que se está haciendo es envenenándolo...convirtiéndolo en terreno árido y desprovisto de materia orgánica. Me causan cierta "gracia" estas expresiones.

La cubierta vegetal comienza a competir con el olivar cuando la misma empieza a granar (cuando se forma y crece el grano). Entre tanto no se le puede considerar un competidor, sino un afiliado al olivar y al suelo que lo sustenta. No sólo aporta la materia orgánica tan necesaria, sino que también actúa de dosificador de muchos de los nutrientes que el olivo necesita.

Conviene por ello realizar el desbroce cuando llega el momento oportuno, sirviendo el pasto resultante no sólo para lo ya mencionado, sino también para actuar de protector del suelo ante las incidencias del sol, y calor agresivo, en los meses venideros.

La raiz que queda tras desbrozar actuará de oxigenador para la tierra, evitando así la lucha del olivo contra la fermentación ocasionada por tierras compactadas (exentas de raices y por tanto de materia orgánica).

Sucede más de lo mismo referente a los "malos bichos".

Es muy frecuente extinguir mucha fauna existente en el olivar cuando se trata de fumigar para evitar ciertas plagas que afectan al olivar. Al matar la plaga también lo hacemos con los depredadores de la misma, y al final..."la pescadilla que se muerde la cola". Quizás se habría de buscar una solución haciendo que persistan los depredadores, en lugar de matar todo con los insecticidas.

MERGAOLIVA pone su empeño en preservar el equilibrio natural y en fomentar la biodiversidad.

La aceituna comienza su crecimiento:

La cuaja ha sido bastante buena, y aunque ha existido ataque de pray, el olivo lleva suficiente fruto para adelante.

Ya se pueden observar las pequeñas aceitunas formadas dentro de "las casillas". El olivo muestra un estado formidable, y las lluvias nos están compañando en los primeros días de mayo. En el momento que escribo estas palabras sigue lloviendo, quizás hayan caido unos 15 L/m2 en esta misma mañana.

Si no cambia la situación, se podría augurar una excelente cosecha para la proxima campaña; pero no olvidemos que la naturaleza es imprevisible. Toca aguardar e ir viendo.

La variedad Frantonio va algo más adelantada que la Picual.

Juan José Mercado Gavilán.

Lahiguera a 12 de mayo de 2020.