Seguimiento del olivar: Julio de 2019.

Nos encontramos adentrados en el verano. Hasta la presente, hemos tenido un clima bastante moderado si lo comparamos con años anteriores, al menos por tierras de Jaén, y hasta mediados de julio.

El calor no ha sido muy acusado hasta el día en que escribo estas palabras. El olivar sigue manteniendo su buen aspecto, aunque sin recursos de jugo en su suelo. Aún quedan días por pasar, y en los que quizás nos aguarde lo peor de esta estación. Estará por ver...

Una vez más hemos de mencionar la diferencia entre el olivar de secano y de regadío.

En el primer caso, poco podemos hacer salvo tapar esas grietas que se forman en el terreno, y evitar así que las raíces del olivo sean dañadas por la penetración del calor y aire seco.

En el caso del olivar provisto de riego, toca ir aportando a la planta el agua necesaria para que el fruto mantenga su correcto desarrollo. Siempre suelo expresar mi opinión: agua en su justa medida... nunca en exceso.

Causa una gran satisfación observar la fauna que nos rodea en el olivar, ayudada por unos tratamientos adecuados y respetuosos con el entorno.

En el caso de MERGAOLIVA, realiza tratamientos con los productos destinados a olivar ecológico. En poco tiempo, nuestros olivares pasarán a ser certificados como ECOLÓGICOS. En la actualidad, realizamos los mismos tratamientos pero sin certificación.

Este año, además, estamos experimentando con un tratamiento BIOLÓGICO, proporcionado por una buen amigo dedicado en cuerpo y alma a la biología: Agustín.

Con esto, tratamos de utilizar al máximo los recursos que nos ofrece la Naturaleza y que parece que en unas pocas décadas hubiéramos olvidado.

Cría de mochuelo en la campiña de Cazalilla, Jaén.

Aportamos agua a nuestros olivares. Es de gran ayuda para el engorde de la aceituna y poder conseguir así una buena relación pulpa-hueso: ayudará a obtener un AOVE equilibrado.

Con nuestros sistemas de riego también tratamos de ser respetuosos con el bien que cada día es más escaso: el agua.

En el caso de este olivar, utilizamos microtubos vertiendo el agua en una pequeña poza a la sombra del olivo, para así evitar la pérdida por evaporación.

En otras fincas lo hacemos con riego enterrado o subterráneo, evitando en mayor medida esa mencionada evaporación.

Nunca olvidemos un uso responsable del agua.

A veces la Naturaleza nos ofrece curiosidades, y una de ellas es ésta que mostramos: vi esta aceituna mientras observaba el olivar. Posiblemente alguien hubiera visto algo similar alguna vez, pero al menos para mí es la primera.

Se trata de una aceituna con una franja albina. Desconozco la razón por la que no se ha desarrollado la clorofila en esa parte del fruto. Sin duda alguna...es muy ANDALUZA esta aceituna.   

Con estas imágenes, nos despedimos hasta la próxima publicación.

Imágenes tomadas entre el 11 y 17 de julio.

Entre tanto pasan estos días que prometen ser más calurosos que los anteriores, nos cuidaremos con un buen SALMOREJO:

Juan José Mercado Gavilán.

Lahiguera a 19 de julio de 2019.